Aunque fuiste abandonada, haré de ti la alegría

Por A. B. Simpson

Dios quiere tomar lo peor del hombre perdido y hacer de él un magnífico memorial a SU poder y amor redentor. ÉL quiere tomar a las víctimas del odio de Satanás y aquellos que ferozmente demuestran su poder para destruir; y así, el Señor quiere usarlos para ilustrar e iluminar las posibilidades de la misericordia divina y la creatividad del Espíritu Santo.

ÉL quiere tomar las peores cosas de nuestra vida, las más difíciles y las más hostiles a Dios y transformarlas de tal manera que seamos diammetralmente opuestos a lo que éramos en el pasado [el viejo hombre.]

Los espíritus más dulces provienen de los más fieros y auto-suficientes; los de mayor fe llegan a esa, después de estar en los valles de sombras, dudas y muerte; y el amor celestial se transforma de las piedras de odio y egoísmo.

La gracia de Dios sobrepasa los temperamentos más irascibles y las circunstancias más desfavorables. Su gloria es transformar una maldición en bendición y mostrarle a los hombres y a todas las huestes celestiales, por toda la eternidad, que donde abunda el pecado, sobreabunda la gracia (Romanos 5.20).

Cita Bíblica:

Aunque fuiste abandonada y aborrecida…haré de ti…la alegría—Isaías 60.15