La Fe vale mucho más que el oro

La fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele.

Por A. B. Simpson

Nuestras tribulaciones son grandes oportunidades. Muy a menudo vemos las crisis como obstáculos. Sería un descanso celestial si cada uno de nosotros viera toda situación difícil como la manera en que el SEÑOR ha escogido para demostrarnos su amor y poder.

Sería una inspiración de inimaginable poder si en vez de hacer nuestros cálculos en base a fracasos o derrotas, buscáramos los mensajes de Sus gloriosas manifestaciones. Entonces cada nube sería un arcoíris y cada montaña un camino de ascensión y escena de transfiguración.

Si miramos nuestro caminar con el SEÑOR en el pasado, encontraremos que cada vez que nuestro Padre Celestial escogió darnos de las mejores cosas o entregarnos Sus más ricas bendiciones, esta ocasión fue cuando estábamos bajo mucha presión y agobiados por todos lados. Las joyas de nuestro Señor se nos entregan muchas veces en paquetes mal envueltos, pero por dentro encontramos los tesoros del Palacio Real y del Amoroso Novio.

Fuego de Dios comienza en mí y quema la escoria del “yo” y de mi pecado. Quema también mis cadenas y libérame. SEÑOR, camina en el crisol conmigo.

Cita Bíblica:

“La fe… vale mucho más que el oro al ser acrisolada por las pruebas” —1 Pedro 1.7