Dando con un corazón alegre


Martes 14 de Noviembre de 2017 | Comunicaciones ACYM

"Gracias a su apoyo con la promesa de fe, la Palabra de Dios está llegando a muchas personas, aquí en Ciudad del Este"


Apreciados hermanos en Cristo, deseamos que Dios esté bendiciendo su obra tanto a nivel nacional como fuera de Chile. Sabemos de los distintos proyectos que como Alianza tenemos y de que estos se mueven gracias a las oraciones de todos los santos, que a lo largo de nuestro país elevan cada día a Dios.

Por otro lado, junto con las oraciones, creemos que es importante poner en práctica nuestra fe en los proyectos de Dios, DANDO CON UN CORAZÓN ALEGRE, a través de nuestra Promesa de Fe. Todo lo que se ha podido lograr durante estos años es gracias a Dios y a que muchos hermanos han ofrendado mes tras mes, aún por sobre sus fuerzas.

Nosotros como familia estamos muy agradecidos de la iglesia chilena, porque sin el apoyo de las oraciones y de las ofrendas no habríamos podido sostenernos estos años en Paraguay. Llegamos a Asunción con nuestros tres hijos de 10, 5 y 3 años. Los primeros años no fueron fáciles, ya que tuvimos que acostumbrarnos a tantas cosas nuevas, como las altas temperaturas, cambios de comida, los primeros 5 años sin vehículo y con tres hijos, los niños que entran a las 7 de la mañana al colegio, y muchas cosas más. Pero Dios nos dio esa capacidad de adaptación y al correr el tiempo, ya nos veíamos insertados en todo el quehacer de la obra, sin pensar ya mucho en las cosas que eran diferentes para nosotros en este nuevo país.

Damos gracias a Dios, porque Él siempre nos sostuvo, hemos pasado momentos difíciles en cuanto a nuestra salud, en algún momento estrechez económica, sobre todo en Ciudad del Este, al tener que enfrentar los inicios de un proyecto de plantación de iglesia el 2008, sin recursos, sólo con lo que se nos enviaba para el sustento familiar, pero Dios siempre fue fiel. Los primeros años Dios abrió puertas y pudimos tener un salón de reuniones gracias a que el dueño del edificio donde vivimos nos prestó de manera gratuita un pequeño salón. Hace unos 5 años atrás el Departamento Nacional de Misiones ha comenzado a ayudarnos con parte del alquiler de nuestro actual salón. Estamos orando para que Dios pueda aumentar los recursos, porque necesitamos un nuevo salón, ya que el actual se nos ha hecho ya pequeño.

Hay mucho por hacer todavía, necesitamos a corto plazo adquirir un terreno para levantar un templo, ya que cada mes estamos pagando un dinero por alquiler, y ese dinero se pierde y no vuelve. Deseamos que Dios toque corazones, para que esto pueda ser una realidad muy pronto. Gracias a su apoyo con la promesa de fe, la Palabra de Dios está llegando a muchas personas aquí, en Ciudad del Este, personas de variadas culturas y religiones. Hace dos domingos atrás tuvimos el bautismo de dos hermanos, un hermoso matrimonio, donde ella es chilena y él es de India, convertido del hinduismo al cristianismo durante los primeros años de nuestro ministerio en Ciudad del Este.

Hermanos, continuemos apoyando los proyectos que como iglesia Nacional tenemos. Sigamos siendo parte de este mover de Dios en las Misiones en este tiempo, y no dejemos de orar y dar, es urgente seguir llevando luz a las naciones.

Dios les bendiga,

Familia Misionera, desde Paraguay.



Ver noticias publicadas