Entrevista a Elisa Labbé, coordinadora del Ministerio Semejantes


Martes 14 de Marzo de 2017 | Comunicaciones ACYM

"Ahora estamos comprometidos con Semejantes, entendiendo que Dios es quien lidera este ministerio"


Entrevista Hna. Elisa Labbe ¿Cómo y cuándo nace el ministerio Semejantes en Chile?

El ministerio Semejantes se inicia en la conferencia anual del año 2014 de la Confraternidad Latinoamericana de la ACyM (CLA) cuando nuestro pastor Felipe Fierro firma el convenio con los representantes de Joni & Friends para implementar esta visión en Chile. Cabe destacar que la organización mencionada tiene como principal objetivo que nuestros pastores y líderes de las iglesias se comprometan activamente en este ministerio ya que así las congregaciones se motivarán también para incluir a las personas con discapacidad y sus familias en nuestras actividades.

¿Cómo asumiste el desafío y que ha significado para ti ministerialmente?

Esta pregunta me hace reflexionar en la Soberanía de Dios. Las situaciones de salud y discapacidad han estado presentes en mi familia y entorno desde la niñez, pero mis padres me enseñaron a mirar a las personas con amor y respeto sin hacer diferencias. A los 18 años trabajé como voluntaria en la lavandería del campamento para personas con discapacidad llamado Refugio Esperanza. Fue la primera vez que me di cuenta de la gran necesidad de amor y la falta de oportunidades que tienen niños, jóvenes y adultos para divertirse, jugar y escuchar las Buenas Nuevas de Jesús.

A partir de esta experiencia estudié Terapia Ocupacional en la U. de Chile y Dios me ha llevado en estos 27 años de profesión a trabajar con personas que sufren discapacidad física, psiquiátrica e intelectual. Ahora entiendo que su propósito ha sido capacitarnos en distintos ámbitos profesionales y educativos para abrir nuestros ojos y nuestro corazón para ver con Sus ojos y Su corazón, El nos hizo a su imagen y semejanza por lo que todos tenemos las mismas necesidades de conocer y recibir su amor.

Para mi es un gran desafío poder usar todo lo que Dios nos ha entregado para ser canales de bendición para las personas que sufren, para ayudar a nuestros hermanos a ver lo importante que es que todas las personas puedan participar en las iglesias porque todos estamos invitados a la cena del Señor Jesús (Lucas 14)

¿Cuáles son las metas del ministerio Semejantes?

Las líneas de acción son difusión y promoción, capacitación, coordinación y voluntariado. Nuestras tareas se enfocan en motivar a los pastores y a los hermanos a mirar este ministerio como una oportunidad de servir a nuestro prójimo. En la capacitación se pretende que los estudiantes adquieran una visión amplia de la discapacidad y las múltiples opciones del servicio. Dependemos de nuestra Junta Ejecutiva y nuestro equipo está presente en cada distrito (excepto zona norte, pendiente para este año) así que entregamos informes semestrales del trabajo realizado.

Las metas a corto plazo son capacitar a los pastores, y hermanos(as) para ser guiados con los motivos de Dios en este ministerio, a mediano plazo es formar equipos de voluntarios en sus iglesias para el servicio de personas con discapacidad y sus familias. Y a largo plazo es que las personas con discapacidad y sus familias participen activamente en nuestras congregaciones y cooperan en el servicio de otras personas con y sin discapacidad. Que nuestras iglesias sean un referente de equidad y oportunidades para la sociedad en que las personas con discapacidad sean amadas y respetadas.
Entrevista Hna. Elisa Labbe
¿Qué porcentaje de personas hay en nuestras iglesias en situación de discapacidad?

El porcentaje de personas en situación de discapacidad en nuestras iglesias a nivel nacional es de un 5 a un 8% en comparación con el 20% a nivel nacional que indica el estudio realizado por el SENADIS

¿Cuál es la realidad de las personas en discapacidad en nuestras iglesias?

Hemos visitado y conversado con nuestros pastores de alrededor de 20 iglesias a nivel nacional lo que es una muestra representativa de las 137 iglesias y congregaciones ACyM en Chile. En la mayoría de las iglesias asisten personas con discapacidad y algún familiar a las reuniones pero son participantes pasivos, es decir se sientan y escuchan. El punto relevante es que también ellos quieren aportar pero no se atreven, ya que generalmente la sociedad no espera que lo hagan por ignorancia o por temor.
En unas pocas congregaciones son parte de los ministerios de alabanza u otra actividad como recoger la ofrenda. Muchas personas con discapacidad y sus familias (padres, madres y hermanos) no asisten para no "molestar" a los hermanos, se sienten solos o avergonzados por el ruido que pueden hacer, otros refieren sentirse rechazados o que la iglesia no está preparada para recibirlos. La buena noticia es que esta realidad está cambiando y cada vez son más los hermanos dispuestos a ofrecer los espacios, a compartir las alegrías y las penas de aquellas personas que sufren una situación de salud crónica o discapacidad. Dios está cambiando nuestro corazón y nuestra mirada para ser guiados a llenar su casa, porque una iglesia sin personas con discapacidad es una iglesia incompleta.

¿Qué testimonio ha impactado tu vida en tu servicio en esta área?

Muchos testimonios, todos y cada uno son muy importantes. He sido impactada por nuestros pastores, líderes y hermanos que sufren en silencio una discapacidad o tienen algún familiar con enfermedades crónicas.

Un testimonio que puedo compartir es de una joven llamada Camila, hija de padres cristianos, que un día hace varios años asistió a su ensayo de música en la iglesia y al volver a casa fue atropellada y sufrió las consecuencias de un Traumatismo encéfalo craneano (TEC). Sus padres y congregación oraron por su vida y ella se ha recuperado paulatinamente, pero aún presenta secuelas motoras (inestabilidad en la marcha, baja tolerancia al esfuerzo, etc) que la seguirán acompañando en el resto de su vida. Sus padres oraron con fe y Dios ha respondido pero la respuesta no siempre es lo que esperamos, la sanidad no solo es física sino recibir su paz y gozo en nuestro corazón, aprender a mirar nuestra vida desde la perspectiva de Dios.

Solo Dios puede cambiar nuestro corazón y enseñarnos a superar nuestros dolores y quebrantos ya que Él los vivió en carne propia. De estos testimonios he aprendido a esforzarme más y a quejarme menos cuando pienso en el tiempo que invierte una madre o un padre para vestir a su hijo o hija con discapacidad para llevarlo a la iglesia, o al hospital y a veces no son atendidos, o son ignorados. Hay mucho que hacer aun, pero veo lo que Dios hace y doy gracias por su amor inagotable.

Entrevista Hna. Elisa Labbe ¿Cómo pueden las iglesias integrar a estas personas y sus familias?

Hay muchas maneras, como dice una amiga y hermana con discapacidad "querer es poder". Algunas ideas son por ejemplo hacer un almuerzo o merienda e invitar a las personas con discapacidad y sus familias a participar, durante la actividad hacer un concurso de canto o de baile folklórico (por ejemplo bailar la cueca) y premiar al más entusiasta, al que canta, al que ayuda a servir, etc.

Otra idea es realizar jornadas de formación para los miembros de la iglesia con algún profesional del área educativa o de salud con temas alusivos a la inclusión, por ejemplo cómo hacer una clase de escuela dominical, como manejar una silla de ruedas o un taller de lengua de señas.

¿Cuál es el rol que debe asumir la iglesia en esta área?

Para responder esta pregunta prefiero usar lo que nos enseña Jesús en el libro de Lucas capítulo 14:12-14 "Dijo también al que le había convidado: Cuando hagas comida o cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a vecinos ricos; no sea que ellos a su vez te vuelvan a convidar, y seas recompensado. Mas cuando hagas banquete, llama a los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos; y serás bienaventurado; porque ellos no te pueden recompensar, pero te será recompensado en la resurrección de los justos". Nuestra iglesia debe ser un espacio donde realmente se practique el amor entre los hermanos sin distinción de raza, color, nacionalidad, condición social o situación de discapacidad.

Próximas capacitaciones del Ministerio Semejantes:

Este año tendremos varias jornadas de capacitación del curso "Más allá del sufrimiento":

  • Mayo (5 al 7) en la 1era iglesia ACyM Puerto Montt (Distrito sur)
  • Junio (fecha a definir) Distrito norte (La Serena - Coquimbo)
  • Agosto (días por definir) Iglesia de Villarrica (Distrito Araucanía)
  • Agosto-Noviembre, ITAM
  • Septiembre (30): Jornada formativa de temas alusivos a la Discapacidad (Conferencia de Bioética, talleres de trabajo con personas con discapacidad) Iglesia de La Florida.
  • Octubre (días por definir), Iglesia de Punta Arenas
  • Noviembre (días a definir), Iglesia de Concepción (Distrito Valle Central)

Sobre la entrevistada:

Elisa Labbé, es Coordinadora del Ministerio Semejantes, tiene 49 años y su profesión es Terapeuta Ocupacional. Está casada hace 27 años con Rodrigo Rivera, traumatólogo, tienen 3 hijos de 26, 23 y 18 años. Asisten a la primera iglesia ACyM Santiago desde el año 2001, anteriormente asistieron a la iglesia de Constitución y en la congregación de Maipú sirviendo en la Escuela Dominical, Icthus, Academia Bíblica, programa de acogida para migrantes, operativos médicos, y otros. Nació en Coyhaique y desde la niñez fue parte, junto a su familia de la iglesia Alianza Cristiana y Misionera. En el año 1982 su padre fue trasladado a Santiago y aunque fue un proceso difícil de adaptación, la iglesia siempre fue un lugar de refugio y amor fraternal para ella. A los 18 años buscando qué estudiar en la universidad aceptó la invitación para trabajar en Refugio Esperanza, una organización interdenominacional que ofrecía un campamento de verano a niños y jóvenes con discapacidad. Esta experiencia fue usada por Dios para guiarla a estudiar Terapia Ocupacional y en estos 27 años de trabajo ha podido aprender y ejecutar muchos proyectos de rehabilitación y formación laboral para la inclusión de personas con discapacidad.

"Reconozco que todo el mérito y la sabiduría viene de Dios, porque sin El nada sería posible. Ahora estamos comprometidos con Semejantes, entendiendo que Dios es quien lidera este ministerio, fuimos hechos a su imagen y semejanza, Cristo es para todos", señaló.



Fotografía gentileza de pastor Jaime Salgado, Alianza La Florida




Ver noticias publicadas