¡Bienvenidos a nuestra Segunda Jornada Nacional de Oración!

La oración es la elevación de la mente y el corazón a Dios en adoración, gratitud y solicitud de las cosas espirituales y materiales que necesitamos. Nuestro Señor Jesucristo nos instruyó que fuéramos a nuestro cuarto interior y allí oremos a Dios el Padre, en secreto. Esta habitación interior indica el corazón, la esencia de nuestro ser.

La oración diaria es esencial para una vida cristiana saludable. Aprenda por qué y cómo debemos orar de acuerdo con las Escrituras.

Oramos no solamente porque enfrentamos una crisis social, sanitaria y económica, lo hacemos porque ansiamos crecer en el conocimiento íntimo de Jesús. Y para ello, usamos expresiones vertidas desde nuestro himno lema: Cristo Solo (222)

¿Por qué debemos orar?

Jesús nos invita a orar. Cristo nos dice en el Evangelio de Lucas: «¡Cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan!» (Lucas 11:13b). Esta versión de nuestras Jornadas de Oración, tiene como propósito:

  1. Crecer en la renovación y el crecimiento de nuestra vida personal y corporativa. Oramos para dar gracias a Dios por todo lo que Él provee en nuestra vida.
  2. Oramos reconociendo la supremacía de Jesucristo en todo.
  3. Oramos buscando el perdón por nuestra pecaminosidad, con humildad, recordando que ella es un requisito para la oración. A lo largo de la Biblia, se nos ordena orar regularmente en nuestra vida (1ª Tesalonicenses 5:17; Efesios 6:18;Lucas 18:1; Colosenses 4:2)

Cómo pedir al Señor

  • Oremos con conciencia, para que podamos tener una conexión sincera y genuina con Dios.
  • Oremos con humildad, porque este tipo de oración va directamente al oído de Dios.
  • Oremos con amor y dolor, con deleite y acción de gracias, pero también con auténtico arrepentimiento y sinceridad.
  • Oremos con el corazón, incluso si oramos con ‘las palabras de otro’, deben declararse como si fueran nuestras.
  • Oremos con esperanza y fe total en Dios, porque Él conoce nuestra vida.

Lea la Biblia y ore meditando en los versículos

Si desea tener una conversación más eficaz con Dios, lea las Escrituras. Deje que las Sagradas Escrituras animen sus oraciones. Deténgase en los Evangelios para orar por un versículo que le impresione, pidiéndole a Dios que introduzca esa verdad en su corazón. Deje que las palabras de las cartas de Pablo le proporcionen peticiones de oración específicas para usted y las personas que ama.

Haga de la oración una parte esencial de su día

Debe tener una regla precisa para orar, tanto por la mañana como por la noche. Busque un horario para orar; en esta ocasión, a nivel nacional lo haremos a las 08.00 hrs de lunes a sábado.

Concéntrese en cada palabra: Concentre su atención en la oración

Al comenzar a orar, concéntrese en cada palabra de la oración. Traiga el significado de las palabras a su corazón. No apresure las oraciones como si tuviera prisa por terminarlas de una vez. Déjelos entrar lentamente en las profundidades de tu corazón con humildad y asombro por Dios.

Descargue el Devocional

Descargar material Redes Sociales

Book your tickets