Por A. B. Simpson

No es nuestro éxito en servicio que al final cuenta, es más bien nuestra fidelidad.

Caleb y Josué fueron fieles y el SEÑOR se recordó de ellos cuando el día de visitación llegó.  Ellos estaban en una no popular, más bien difícil y posición.  Para nosotros también.  En los días de crisis, Dios nos manda a estar solos.  A nosotros igual se nos probará en materia de la victoria sobre el pecado y el apropiarnos de toda nuestra herencia en Cristo.

Aún en la Iglesia de Dios, algunos, aunque admiten oblicuamente la belleza y ventajas de la vida en Cristo, ellos también hablan de que es imposible e impráctico.  Muchos de nosotros hemos estado solos por años evangelizando y viendo el poder de Dios para salvar a los suyos, por completo.  Como Caleb y Josué, tenemos que seguir al SEÑOR solos, y a su vez, integra y enteramente.  Esto llega a ser la verdadera victoria de fe y la demostración de nuestra completa fidelidad.

No nos quejemos entonces cuando suframos reproches a causa de nuestro testimonio o al encontrarnos solos con Dios.  Más bien démosle gracias que ÉL nos honre, y estemos firmes para que después ÉL nos use cuando las multitudes estén dispuestas y contentas de seguirnos.

Cita Bíblica:

28 de octubre—Puesto que has sido fiel en tan poca cosa te doy el gobierno de diez ciudades—Lucas 19.17

Book your tickets